La primera noticia que se tiene sobre la idea de crear un gran sendero en el este de Estados Unidos está datada en 1921. Desde entonces, varios personajes de diversa índole fueron ampliando la ruta hasta llegar a lo que hoy conocemos como Appalachian Trail… En la actualidad, el sendero se ha convertido en una inmensa ruta señalizada de más de 3500 km. Se extiende desde “Springer Mountain”, en el estado de Georgia, hasta el Monte Katahdin, en Maine.

El mantenimiento del sendero, un trabajo descomunal por su longitud,  es llevado a cabo básicamente por voluntarios de clubes. Su gestión corre a cargo del Servicio de Parques Nacionales y del Appalachian Trail Conservancy.

El Appalachian Trail es muy conocido en Estados Unidos. Se podría decir que es casi una especie de “religión”. Cada año, cientos de aventureros y exploradores sueñan con recorrerlo en su totalidad en una sola vez. Los que lo consiguen —muy pocos— son considerados como grandes figuras deportivas. Se los llama thru-hikers

Una de las principales dificultades en lo referente a logística tiene que ver con la escasez de poblaciones situadas sobre la ruta. Recorrer los Apalaches en autonomía exige un cálculo minucioso y obliga a una planificación exhaustiva.

En cuanto al significado profundo que la cordillera de los Apalaches tiene para los norteamericanos, hay que tener en cuenta que ha ejercido una influencia que ha sido clave en diferentes momentos de la historia, desde su capacidad para condicionar las migraciones como barrera natural hasta su importancia como referente en la protección medioambiental con la declaración de parques como Great Smoky Mountains o Shenandoah, además de docenas de reservas forestales…

Para mi, los Apalaches representan la combinación perfecta entre desafío físico, reto sociológico y aventura.

Como dijo David Le Breton“Caminar, en el mundo contemporáneo, podría ser una forma de nostalgia o de resistencia. El vagabundeo, tan poco tolerado en nuestras sociedades como el silencio, se opone así a las poderosas exigencias del rendimiento, de la urgencia y de la disponibilidad absoluta para los demás”.

¿CÓMO LLEGAR?

Varios son los pasos necesarios para organizar una expedición que recorra la cordillera de los Apalaches. En realidad, se podría decir que lo más complicado es…

EL EQUIPAJE

Cargar una media de 20 kg durante 8/10 horas diarias en los aproximadamente 150 días que durará la expedición exigen una mochila grande, a ser posible no muy pesada…

LA HISTORIA

La primera noticia que se tiene sobre la idea de crear un gran sendero en el este de Estados Unidos está datada en 1921. Desde entonces, varios personajes…