Varios son los pasos necesarios para organizar una expedición que recorra la cordillera de los Apalaches. En realidad, se podría decir que lo más complicado es poner el pie al principio de la ruta. Estados Unidos es un país complejo en lo que a turismo se refiere y la longitud de la ruta obliga a realizar un trabajo de planificación considerable. Estos son las principales cuestiones a tener en cuenta…

VISADO

Entrar en Estados Unidos como turista no es demasiado difícil. Los ciudadanos españoles están incluidos en el programa de exención de visa y pueden viajar por un periodo inferior a 90 días con un simple trámite que se realiza por internet. Tras rellenar y enviar el formulario “ESTA” se obtiene de modo casi automático la autorización para entrar en el país.

Sin embargo, la expedición a los Apalaches exigía una visa B2 valida para 6 meses. Después de contestar a cientos de preguntas en diferentes formularios conseguí ser citado en la embajada de Estados Unidos en Madrid para una entrevista con el funcionario que decide si eres apto para recibir la visa. En mi caso, puedo sentirme afortunado ya que la persona que me hacía el “tercer grado” conocía el Appalachian Trail y entendió rápidamente que necesitaría al menos cinco meses para mi aventura. ¡Visa aprobada!

VUELO

Volar a Estados Unidos es fácil y relativamente barato (siempre que uno pueda gestionar la fecha con cierta flexibilidad). En mi caso, sin embargo, había un asunto importante a tener en consideración… Los trámites de aduana se realizan en el primer aeropuerto que uno pisa en el país. Me pareció interesante volar sin escalas, directo a Atlanta. Contestar preguntas al funcionario que tiene la última palabra sobre la estancia permitida es siempre mejor si conocen los Apalaches.

TRASLADO AL PUNTO DE PARTIDA

Los poco más de 100 kilómetros que separan Atlanta y el “Amicalola Falls State Park” tienen su miga. Para empezar, es conveniente pasar algún día en la capital realizando las últimas compras. Una vez la mochila está lista, el inicio de la ruta (el Aproach Trail que lleva a Springer Mountain) no está en ningún lugar accesible con transporte público. Hay que hacer cálculos e investigar… Mi solución fue el “Hiker Hostel”, un alojamiento especializado en senderistas y mochileros que me ofrecía traslado desde Atlanta a su albergue y llevarme al punto de partida al día siguiente…

CARTOGRAFÍA

Otro de los problemas organizativos de los Apalaches tiene que ver con los mapas. 3.524 kilómetros de montañas no caben en uno o dos mapas. Ni diez, ni cien… Tampoco era fácil tenerlos en España a tiempo. Demasiados problemas que se solucionaron comprando en Denver tres volúmenes que incluyen toda la ruta y enviándolos directamente al Hiker Hostel. Amazon y Paypal hicieron el resto.

SEGUROS

El último y no por ello el menos importante de los asuntos a resolver es la cobertura sanitaria. En Estados Unidos no existe atención médica  gratuita como en España. Es más, los costes son elevadísimos. Viajar cinco meses por los Apalaches implica estadísticamente una posibilidad alta de necesitar ayuda médica y solo un seguro privado con buenas coberturas en caso de hospitalización soluciona el problema, si es que se presenta…

¿CÓMO LLEGAR?

Varios son los pasos necesarios para organizar una expedición que recorra la cordillera de los Apalaches. En realidad, se podría decir que lo más complicado es…

EL EQUIPAJE

Cargar una media de 20 kg durante 8/10 horas diarias en los aproximadamente 150 días que durará la expedición exigen una mochila grande, a ser posible no muy pesada…

LA HISTORIA

La primera noticia que se tiene sobre la idea de crear un gran sendero en el este de Estados Unidos está datada en 1921. Desde entonces, varios personajes…